domingo, 17 de julio de 2016

DE TODOS LOS PELOS

Supe en mi niñez, de estos versos, por lo menos la primera estrofa, pero no puedo recordar a su autor. Suponía que eran de "Charrúa", pero sus cuatro libros me dicen que no.
Si algún lector avisado, lo conoce, quedaré agradecido si lo comparte para el conocimiento de todos.
Cuando el sol dora el maizal
y hace arder los pajonales
yo me voy con mis baguales
en dirección pa’l corral.
Es la tropilla sin par 
del pelaje más variao
allí va un “bayo”, un “tostao”,
un “colorao sangre e’toro”,
un “picaso” con un “moro”
y un “overito rosao”.

Van en sus vivos reflejos
los colores más variao:
un parejero “gatiao”,
un “cebruno”, un “azulejo”,
un redomón “lunarejo”
que se va abriendo camino
en la tropa un rosarino
que va llevando a su flanco,
a un señuelo “pico blanco”
cortito y de remo fino.

Más afuera y retrasao
cabrestiándole a un “lobuno”
viene un pingo cual ninguno
el mejor de mi tropilla:
un “pangaré testerilla”,
y apariándolo a un “tordillo”
un “zaino oscuro”, potrillo,
un “yaguané” y un “tobiano”,
un “picaso” contra un “ruano”
repechando a un “doradillo”.

Ya en el famoso corral
de palo a pique cerrao
vi entrar al “ensabanao”
de mi tropillita real,
un “malacara” bagual
yeguarizo bien formao
de galope amartillao
que va con sus patas blancas
llevando pegao al anca
a un pingo “oscuro tapao”.

Solo me falta el “rosillo” 
que’n el palenque maneao
ha sido bien desvasao
todo a punta de cuchillo,
y en el riendaje sencillo
donde hace juego el bozal,
la baquía sin igual
del cuero crudo sobao, 
bien parejo y bien trenzao
como lazo de corral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario