miércoles, 19 de septiembre de 2018

RAMOS GENERALES


Viejo almacén de campaña
reflejo de un tiempo ido,
hoy, ya has desaparecido
y sos una cosa extraña.
Viejo almacén de campaña
tapera de una estación,
te regalo mi emoción
por todo lo que me diste.
Y te digo que cumpliste
con tu muy noble misión.

Tu caja registradora
que era marca “National”,
habrá tirado el total
al llegar su última hora.
Su campanilla cantora
duerme un silencio oxidao.
Ya no se acoda un mamao
en tu mostrador machazo…
Ni hay un resero de paso
comprando un poncho encerao.

Las viejas estanterías
ya no encuentran acomodo.
¡Pensar que tenían de todo!
en otros lejanos días.
De poder, me subiría
a’quel majestuoso tren
que cortaba el terraplén
echando humo en la subida,
y para verte sutida…
trajo cajas del andén.

Hasta vos, llegó el puestero
sin tener una moneda,
y cuanta “Alpargata Rueda”
habrán comprao los bolseros.
Si habrás aguantao ¡mañeros!
con una excusa berreta,
y sin que nadie se meta
a revolverle cajón…
Seguro, que en un rincón
quedó impaga una boleta.

Yo iré imaginariamente
pidiendo “fiao” un recuerdo,
desandando el tiempo lerdo
de un ayer de buena gente,
y cuando diga… ¡presente!
en la puerta de tu casa
se le ha de prender la brasa
al fogón del corazón…
y habrá nostalgia en montón
envuelta en papel de estrasa.

Versos de Darío Lemos

No hay comentarios:

Publicar un comentario