sábado, 9 de junio de 2012

PONCHO CASTAÑO


Poncho de fleco trenzao
con diez otoños de vida,
poncho de punta caída
con un adorno al costao;
poncho, que te has entregao
como divino tesoro,
para que la “mano de oro”
de una tucumana fiel,
bordara un rojo clavel
y la palabra: “te adoro”.

Bandera de mi patriada
emponchador de congojas
tenés unas manchas rojas
ganadas de atropellada;
cuando en la ruda trenzada
con un rival pendenciero
te arrollastes altanero
al brazo de tu patrón
¡peleando por la pasión
de dos ojazos matreros!

No sé que brujo poder
te puso en mi trayectoria
que como salmo de gloria
me ayudastes a vencer;
nunca pude comprender
la fuerza de tu pujanza,
nunca perdí la confianza
estando, junto con vos,
por eso pienso que sos
el poncho de mi esperanza.

Te ofrezco, china, el regalo
orgullo de mi altivez,
aceptalo que tal vez
quizás puedas precisarlo.
Te doy mi poncho… Tomalo,
que al transcurrir de los años
cuando los fríos extraños
te abrumen con su rigor,
¡te hará sentir su calor,
mi viejo “poncho castaño”!

Versos de José Rial (h.)

(Versión anterior a l930)

No hay comentarios:

Publicar un comentario